Bar Plaza Dorrego, un viaje a la Buenos Aires de antes

Fotos: Rafael Monroy / Los Bonvivant

Los Bonvivant teníamos que volver al ciberespacio con una buena excusa después de no postear durante varios días, y creemos que la tenemos: estamos en Argentina y con esta reseña arrancamos nuestros posts trasatlánticos con la etiqueta “por el mundo“, aunque en realidad ya habíamos recomendado nuestro restaurante favorito en el sur de Francia, pero es que allí es casi como estar en casa. Ahora hemos cruzado el océano y hemos hecho nuestra primera parada en el centro de la capital argentina, en el antiguo y entrañable barrio de San Telmo.

En Argentina todo cambia de un día para otro, desde los precios de las cosas hasta los sueldos y la situación política y económica, pero lo que los porteños no olvidan nunca es cómo pasarlo bien cualquier tarde frente a una taza de café o una cerveza en cualquier rincón de la ciudad, como el Bar Plaza Dorrego.

Cabe advertir que a julio de 2012, en Buenos Aires un café cuesta casi el doble de lo que en España, pero Los Bonvivant, fieles a nuestra filosofía ‘bbb’, estamos a la caza de la mejor relación calidad-precio, o por lo menos de sitios donde pagar lo mismo pero con un ambiente excepcional.

En este antiguo bar fundado en 1870, generaciones de argentinos han dejado su inscripción grabada en las mesas y paredes de madera lo que, lejos de darle un carácter descuidado, lo ha convertido en un lugar curioso y agradable. En una de las paredes, hay una foto de uno de los momentos históricos de este bar: Jorge Luis Borges y Ernesto Sábato tomando un café en una de sus mesas.

Como indica su nombre, los grandes ventanales dan, por un lado, a la Plaza Dorrego, y por el otro, a la calle Humberto I (pronunciado Humberto Primo). Aquí el café no es más barato que en otros bares, pero tampoco más caro, y tiene el añadido de que es un lugar para la gente que vive, trabaja o estudia en los alrededores, aunque lo turístico del barrio hace que de vez en cuando algún visitante perdido se sienta atraído por esta esquina con carácter propio, en oposición al café de cadena internacional que se le instaló justo enfrente.

Presten atención a las botellas antiguas, las estanterías y los cajones que alguna vez albergaron especias a granel para su venta al público, y pidan algún clásico local, como un café cortado “en jarrito” o unas “medialunas” (croissants) de grasa, que son pequeñitas y muy sabrosas, y ya puestos, déjense llevar por la música, como no podía ser de otra manera, del tango que suena de fondo.

Bar Plaza Dorrego
Defensa 1098, esq. Humberto I. Barrio de San Telmo. Buenos Aires. Ver mapa
L-D de 8:00 a 3:00
Café 13 pesos (2,30€ aprox.). Agua con o sin gas (1/2 litro) 21 pesos (3,80€ aprox.)

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Nerea dice:

    Una lágrima para mí, con una medialuna. Recuerdo el bar, la plaza y el barrio.
    Disfrutad de estas vacaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *